Enter your search terms:
Top
 

En tu rareza está tu fortaleza

Muchas líneas y miles de libros se han destinado para abordar las diversas claves del éxito. Ese resultado soñado en la vida profesional o personal que muchas personas buscan casi como una única obsesión y que estos textos habitualmente lo asocian a grandes valores y tareas como el trabajo duro, la persistencia, el enfoque, la pasión, disciplina, autoconfianza, hacer lo correcto, desarrollar tus talentos, etcétera. Todos consejos correctos por cierto, especialmente cuando se trata de ordenar ciertas prácticas y pasos para lograr un determinado objetivo. Sin embargo, la mayoría de las veces, éstos principios no son suficientes para ayudarnos a alcanzar una meta dorada, quedandose en una bonita declaración de buenas intenciones. Son como la guía perfecta que habría escrito algún sabelotodo creyendo que solo con describir una seguidilla de pasos obvios de autodisciplina puedes llegar a la olla dorada bajo el arcoiris. El problema es que estamos obsesionados con la perfección y con las fórmulas del hacer lo correcto y damos por sentado que son los requsitos básicos para triunfar.

 

Y si te digo que la clave para tener un éxito arrollador podría encontrarse en la otra vereda? Que en lo imperfecto, la impericia, la inexperiencia, la mala suerte y lo no convencional te podrían llevar a un resultado asombroso? Hasta ahora nadie ha visto, que en los defectos, los errores, las incompetencias y las metidas de pata se esconde el secreto mejor guardado de algunos grandes logros. Y no me refiero sólo a tener como resultado un negocio que genere abundancia, clientes satisfechos o crear un producto apreciado, me refiero a esos verdaderos “home rons” tan espectaculares que sacan la pelota del estadio, dejan a todo mundo perplejo y que convierten la ficha en el nuevo juego del mercado, cambiando las reglas de una determinada industria para siempre. Pensar que el éxito también se puede basar en lo imperfecto, en la ineptitud o incluso en el fracaso definitvamente lo podríamos considerar como la anti-guía del éxito.

 

Como es esto? Cada persona tiene historias, relaciones y características únicas, no existe nadie igual en todo el universo. Lo que no quiere decir que somos modelos perfectos, de hecho estamos lejos de serlo, cada cual tiene sus características particulares, sus talentos y también incompetencias o defectos. A pesar de nuestra unicidad la lógica social siempre apunta a que hagamos las cosas copiando a los demás, pesamos que si a ellos les resultaron, a nosotros también. El problema es que en la mayoría de las veces que buscamos lo seguro, la fórmula y lo previsible no logramos que las cosas funcionen. Porqué ocurre esto? Porque los pasos obvios son solo eso, obvios.

 

Estamos obsesionados con la perfección. Se nos dice que para ganar el juego debemos enfocamos en nuestras fortalezas y que debemos neutralizar nuestras debilidades. Cada vez que buscamos lograr un objetivo en cualquier actividad que nos propongamos, lo primero que pensamos es que para lograrlo debemos evitar equivocarnos y copiando esas fórmulas encontraremos la iluminación a nuestro camino. Evitamos a toda costa cometer errores, como si equivocarse fuese la peor cosa que nos podría ocurrir en la vida. Pero es evidente que la perfección no existe y que no somos inmunes al error. Lo perfecto no sólo existe en la utopía, sino que es el terreno menos fértil para la creatividad y la innovación. El temido error al fracaso es el que nos mantiene congelados o en la línea de copy & paste para hacer “mas de lo mismo”.

 

Pero, y si convertimos esas debilidades en un mecanismo para hacer o crear algo distinto? Que pasa si resignificamos el concepto de error y a lo imperfecto lo vemos como una oportunidad para convertirlo en nuestra mejor arma para cambiar las reglas de lo hasta ahora conocido? Es el guiño mas certero para enfrentar a los temidos paradigmas y crear algo verdaderamente único. Muchas veces el éxito no sólo no está en la virtud, sino que lo puedes encontrar en el defecto. Descubramos en ello lo inesperado, el acierto es el mejor camino para lograr lo obvio, mientras que el error es inmune al fracaso y está blindado para que todo sea posible allí.

 

Tener características únicas no sólo sirve para diferenciarte de un mercado cada vez mas cambiante, complejo y extremadamente competitivo. También lo es para encontrar algo en ti que te pueda permitir cambiar lo conocido por algo verdaderamente exitante y nuevo. Y si no lo encuentras en tus talentos, competencias o aciertos, si miras mas profundo, también lo puedes encontrar en tus impericias, tus faltas, tus dolores o preocupaciones, no te permitas pensar que éstas te jueguen en contra. Son los mejores compañeros para forzarte a encontrar un camino creativo que descubra un espacio verdaderamente nuevo.

 

Frases como: yo no sirvo, no sé hacerlo, no hablo ese idioma, tengo dos pies izquierdos, no estudié eso, soy desafinado, me falta un brazo o soy dislexico entre tantos otros argumentos ya no serán una excusa para no atreverte a desarrollar tu verdadero potencial.

 

Te voy a dar algunos ejemplos de “fallas” humanas, torpeza, ineptitud, impericia o simple inexperiencia, que se convirtieron en grandes éxitos que dieron los paradigmas vuelta de cabeza. Andrés Godoy, es un destacado músico Chileno, que desde pequeño tuvo la inquietud de aprender a tocar guitarra, algo que te podría parecer no muy desafiante, pero si lo es, si tienes un solo brazo para hacerlo. Andrés no solo se empeñó en aprender a tocar la guitarra de manera excepcional, sino que en el proceso creó una nueva forma para hacerlo. Sir Richard Branson y su conocida dislexia mezclada con su particular rebeldía se transformaron en su mejor herramienta para lograr su éxito, puesto que lo forzaba a buscar explicaciones más simples en cada cosa que hacía para poder entenderlas con productos que cuestionaran el status quo, lo que se convirtió en su fórmula para crear productos cool que resolvieran las problemáticas de las personas de manera sencilla. Beto Pérez, el colombiano creador de Zumba en su método de baile-ejercicio que revolucionó el fitness mundial se vio enfrentado a una dificultad de comunicación al no poder dar indicaciones en su clase por no hablar inglés y tuvo que adaptarla para que pudiese ser seguida por todas las personas a través de la comunicación no verbal, creando la señalización anticipada de pasos, algo clave para que todos pudieran disfrutar del baile coreográfico especialmente por aquellas personas menos hábiles con los exigentes ritmos latinos. El Viagra surgió por casualidad a raíz de una investigación en la que se buscaba un nuevo remedio para la angina de pecho. Cesar Millán el encantador de Perros, descubrió su conexión con los animales imitando a su abuelo en la granja que vivía en el Estado de Sinaloa, México. Pasó la mayor parte del tiempo observando su comportamiento como manadas. Descubrió que funcionan de acuerdo a las necesidades en su estado natural. Observó que su abuelo siempre se mantenía tranquilo, asertivo e intuitivo naturalmente asumiendo el papel de líder de la manada. Esto es uno de los principales principios de la filosofía de Millán. Quién podría pensar que un chico pobre de 21 años mexicano rediseñaría la lógica del entrenamiento canino? Beethoven tocaba mal el violín, su profesor consideraba que no tenía futuro como compositor. A los cuarenta y seis años se vuelve sordo y lo obliga a ser mas agudo y creativo en sus obras. Actualmente es considerado uno de los mejores compositores de la historia. Una y otra vez los éxitos se hacen a partir de lo no convencional, del desafío de superación, de la capacidad de crear un mundo nuevo, mostrando el potencial ilimitado que hay en nosotros cuando se trata de cumplir nuestros sueños.

 

Arriésgate a ser quién eres, con tus talentos y también con tu imperfección única, te encanta dibujar pero eres daltónico? Quien dice que no puedes transformar tu arte en una nueva tendencia? Te gusta cantar pero tu vibrato es un poco estridente? Piensa en Shakira y su rechazo en el coro del colegio a los catorce años por cantar como una cabra. Que hubiera pasado si esto la hubiera frustrado a no seguir con su sueño? Tu valor único te puede llevar tan lejos como lo puedas imaginar. Olvídate de pensar que en la perfección se encuentra la respuesta, que en la impericia también puedes encontrar un aliado para descubrir una nueva fórmula para hacer las cosas, en tu rareza está la verdadera fortaleza.

Escrito por: Marcelo Borlando

Anti-Publicista, Coach de marcas célebres & Autor. Creador del Modelo Estrella Estratégica IdolBrand® que permite que una marca se convierta en una celebridad y sus clientes en leales fans.

Últimos comentarios

Publicar un comentario